PDF

Ver la portada de hoy

 
Votacion: 
No hay votos
0

Los vecinos critican la supresión de los conciertos en la zona de vinos de Portonovo y proponen soluciones

La imposibilidad de realizar más actuaciones musicales en la calle Méndez Núñez es motivo de enfado para numerosos vecinos, hosteleros y músicos. Sesiones 'vermouth' y recogidas de firmas son posibles alternativas

Las actuaciones llegaban a congregar a cientos de personas en la céntrica calle. LUIS GARCÍA (CEDIDA)

Las actuaciones llegaban a congregar a cientos de personas en la céntrica calle. LUIS GARCÍA (CEDIDA)

Una de las metas que se marcó la Asociación Cultural Porenarte en el verano de 2013 fue conseguir que la calle Méndez Núñez recuperase el esplendor nocturno de tiempos pasados. "Llegó un momento en que no veías a nadie por allí en plena noche a golpe de sábado, era desalentador", recuerda el presidente de la agrupación, Fernando Dobarro. Él fue uno de los que apostó por dinamizar la conocida como zona de vinos de Portonovo con conciertos al aire libre, una iniciativa que ha llegado bruscamente a su fin, a raíz de una denuncia presentada por un vecino del casco urbano.

La supresión de estas actuaciones no deja indiferentes a vecinos ni hosteleros. Tampoco a los propios músicos. Marcos Flai Rodríguez es un percusionista pontevedrés que participó en shows organizados en ese enclave. "Es una pena que esto acabe así, cuando había gente que se esforzaba muchísimo por ofrecer una alternativa de ocio diferente a la gente a coste cero", reflexiona. "Lo peor no es para los músicos, sino para los vecinos que quieren hacer de esa zona un lugar mejor".

Aunque la programación veraniega de Porenarte solo se prolongó durante tres ediciones, dio mucho de sí. Su presidente, Fernando Dobarro, asegura que "nosotros nunca tuvimos problemas a la hora de organizar los conciertos en la zona de vinos. No recibimos ni una sola denuncia", rememora.

Curiosamente, el único punto de discusión tenía que ver con la ubicación de los espectáculos. "La gente pedía que las actividades se repartiesen a lo largo de toda la calle, porque atraían a mucha gente", recuerda. Es por eso por lo que Dobarro no oculta su decepción por lo que ha sucedido. "Es una auténtica lástima haber llegado a este punto. El trabajo que estaban haciendo los locales que impulsaban estos conciertos era de matrícula de honor. Además de pagar sus impuestos, asumían la organización de los conciertos, pagaban a los músicos (profesionales en muchos casos) y se encargaban de la promoción", explica.

MÚSICA Y MUCHO MÁS. La Asociación Cultural Porenarte apostó no solo por los conciertos musicales, sino también por otras iniciativas como espectáculos de clown o pequeñas representaciones teatrales. "Se hacían a la misma hora que los conciertos (desde las 21.00 a las 23.30 horas, aproximadamente). Son actividades que ayudan a dar vida al pueblo", concluye Fernando Dobarro.

Consigue la información completa

Comentarios

fotoLos comentarios enviados fuera del horario de moderación, serán aprobados al día siguiente.

Serán borrados los comentarios que contengan insultos y/o contenidos inadecuados. Para cualquier duda, consulta la guía de comentarios.