PDF

Ver a portada de hoxe

de actualidade
foto Quique Setién
 
Votacion: 
No hay votos
0

Gonzalo Pita, de las presiones de 2015 a un giro inesperado

Gonzalo Pita. GONZALO GARCÍA

Gonzalo Pita. GONZALO GARCÍA

La crisis interna del tripartito no es la primera situación de tensión política a la que Gonzalo Pita debe enfrentarse. Él mismo admitió, poco después de asumir el bastón de mando, que las presiones que recibió después de las elecciones municipales de 2015 no fueron precisamente pequeñas. Después de que las urnas confirmasen al PP como la fuerza más votada y a Sanxenxo Agrupación Liberal como la segunda agrupación con un mayor número de concejales en la Corporación municipal, mucha gente dio por hecho que el pacto entre ambas agrupaciones llegaría a buen puerto por la vía rápida.

Sin embargo, al igual que ahora, Gonzalo Pita y sus compañeros sorprendieron a propios y extraños a principios de junio de ese mismo año, cuando confirmaron el cese de las negociaciones con los populares y apostaron por tratar de acercar posturas con el Bloque Nacionalista Galego, el PSdeG-PSOE y Sanxenxo Pode. De ahí surgió un cuatripartito que acabó convirtiéndose en tripartito apenas nueve meses después, debido a la dimisión del entonces concelleiro de Cultura y hoy edil no adscrito, Roberto Carlos Agís Balboa.

Si en algo hizo hincapié Gonzalo Pita durante aquella campaña electoral, así como en los meses posteriores, fue en tratar de distanciar las siglas de SAL con la idea de que, en realidad, su partido no dejaba de ser una 'filial' del PP. A fin de cuentas, su fundación fue impulsada por antiguos concejales y dirigentes populares, que en 2011 decidieron emprender una nueva etapa por sus diferencias irreconciliables con la entonces alcaldesa, Catalina González Bea.

Poco dado a alzar la voz, a Pita no le gustó nada que sus compañeros de Gobierno se posicionasen a favor de la Deputación de Pontevedra en la polémica sobre las obras de Luis Rocafort. Hasta entonces, las asperezas siempre se habían conseguido limar. En esta ocasión, en cambio, no ha sido así. Apenas un día después de que el BNG y el PSOE compareciesen juntos públicamente para defender el proyecto de reforma del céntrico vial, Pita acudía en solitario a la presentación de la segunda fase de la reforma de la PO-308. Preguntado entonces por las declaraciones de David Otero y Coral González-Haba, Pita se limitó a decir que "xa haberá tempo para contestar a iso". Al final, la respuesta no ha podido ser más contundente.


Comentarios

fotoOs comentarios enviados fóra do horario de moderación, serán aprobados ao día seguinte

Serán borrados os comentarios que conteñan insultos e/ou contados inadecuados Para calquera dúbida, consulta a guía de comentarios.